La fresa del tiramisù

Los adultos deberíamos mantener un sistema de condicionamiento positivo con stickers como los niños en el kinder. En efecto, hoy me lo dejaría a mi misma por ser amistosa con otra persona en el apartamento.

Desperté con resaca, incapaz de afrontar el día y con la fuerza de un flan, me quedé en mi cama sufriendo. Mi novio en cambio tuvo un mejor día y contra pronóstico, fue capaz de incluso pedir comida, ir a recogerla e incluso traer cigarrillos y bebidas. El restaurante se equivocó y envió solo un plato, mi novio me lo entregó y dijo que esperaría al suyo. 20 minutos más tarde, su comida llegó con un tiramisù obsequio de la casa, mi novio me lo dió refunfuñando seguramente por el hambre.

Conmovida con sus actos ante mi convalecencia, decidí que debía dar las gracias de manera especial y le dejé medio tiramisù con la fresa. Asimismo le expresé que era una manera simbólica de agradecer a su atención del día y le expliqué que al ser hija única y acostumbrada a que ese tipo de detalles son míos, era más que una muestra de cariño para él.

Por supuesto que se rió, se comió la fresa y no le importó mucho, pero a mi sí, me acabo de merecer un sticker de carita feliz y él además de la fresa del tiramisù, merece tres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s